Seleccionar página

Este mensaje está escrito por una mujer que tuvo que dejar su trabajo por conciliación familiar, yo misma.

Tenía la suerte de que mi familia no necesitara mi sueldo para llegar a final de mes.

Pero hay muchas familias que si necesitan los dos sueldos. Y solo pueden agachar la cabeza, cumplir horarios que no concilian con la vida familiar e incluso soportar maltrato psicológico por parte de sus superiores ya que les amenazan para que  alarguen su jornada laboral para conseguir objetivos.

Quiero que las empresas, los líderes y ejecutivos hagan una reflexión sobre lo que consiguen con estas políticas.

Una empleada, desmotivada, enfadada, se siente incomprendida y no respetada.

Este tipo de vida a largo plazo provoca un estrés a largo plazo. El estrés a largo plazo provoca enfermedades y síntomas que se traducen en absentismo laboral.

Además tenemos una trabajadora menos comprometida porque no se siente reconocida, valorada ni respetada por la empresa.

¿PERO Y SI HUBIERA UNA FÓRMULA EN LA QUE TODOS GANAN?

Si la hay.Esta fórmula radica en reestructurar la cultura empresarial de una empresa.

Entender que las empresas están formadas por trabajadores, sin ellos no son nada.

Si estos trabajadores se sienten respetados, se sienten valorados y reconocidos, estarán comprometidos con sus lugares de trabajo y llevaran la empresa hacia lo más alto. Sentirán orgullo de pertenecer a ella. Y cuando una persona la tratan bien se implica todo lo que puede y más.

Gallup, ha sacado un informe a nivel mundial y solo el 6% de los trabajadores españoles está implicado en su lugar de trabajo. Somos uno de los países más bajos a nivel mundial.

Quizá ha llegado el momento de replantear qué lideres están al mando. E  invertir en formación, en cambiar la mentalidad de cada individuo, uno a uno de dentro de la empresa. Porque cambiando uno a uno es como se cambian las culturas.

Y este es mi trabajo.

Teresa Dies